domingo, 11 de junio de 2017

LA FAMILIA DIVINA

Dios nos dice que Él es amor. 

No existe un amor vacío. Podemos preguntarnos: ¿a quién ama Dios desde siempre? 
Desde antes de la creación del universo Dios ama al Hijo y de ese amor mutuo procede el Espíritu Santo. 
Dios es Tres, Padre, Hijo y Santo Espíritu, a quien llamamos Trinidad. Para expresar de alguna manera estas relaciones mutuas de Padre e Hijo y del Espíritu de amor, la teología habla de “personas”. (No como personas humanas sino divinas) San Agustín decía: Hablamos de personas, para no quedarnos callados.

El misterio de la Trinidad de Personas en la Unidad divina permanece inaccesible a nuestro entendimiento, pero sí A NUESTRA EXPERIENCIA      Podemos decirle: Señor no sé nada, no entiendo nada, ¡qué grande eres, no te puedo entender!, pero creo en ti,.. 
TE SIENTO EN LA ORACIÓN, EN LA NATURALEZA, EN LA FAMILIA. 
Tú estás en mí, en nosotros, en el cosmos como danza permanente entre los Tres  que   rebozan  COMUNICACIÓN  COMUNIÓN.

La Trinidad se nos presenta como Familia, modelo de toda comunidad humana, donde la familia es el modelo más elemental. Lo que sucede en la Trinidad es lo que deseamos suceda en cada familia, en cada comunidad…en los países: comunidades de amor y de vida, creadoras de unidad en la diversidad


¡En el Nombre del PADRE, del HIJO y del ESPÍRITU SANTO!

¡Gloria al PADRE, al HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO!