domingo, 17 de junio de 2018

DIOS SALE A NUESTRO ENCUENTRO


"Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor».




Al que arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Él ya esperaba su llegada con los brazos abiertos. Éste es el momento para decirle a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos redentores». ¡Nos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia. Aquel que nos invitó a perdonar «setenta veces siete» (Mt 18,22) nos da ejemplo: Él perdona setenta veces siete. Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez. Nadie podrá quitarnos la dignidad que nos otorga este amor infinito e inquebrantable. Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría. No huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos muertos, pase lo que pase.


¡Que nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante! 
 DE LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA DEL PAPA FRANCISCO SOBRE  EL LLAMADO A LA SANTIDAD



sábado, 19 de mayo de 2018






Ven, Espíritu Santo. 

Haz que Jesús ocupe el centro de tu Iglesia. Que nada ni nadie lo suplante ni oscurezca. No vivas entre nosotros sin atraernos hacia su Evangelio y sin convertirnos a su seguimiento. Que no huyamos de su Palabra, ni nos desviemos de su mandato del amor. Que no se pierda en el mundo su memoria. (A. PAGOLA)

             Espíritu de Dios, savia de amor 
             Del inmenso árbol en el que nos injertas, 
             Que todos nuestros hermanos se nos aparezcan     
             como un regal en el gran Cuerpo en el que termina la Palabra de comunión.








viernes, 13 de abril de 2018

CADA CUAL POR SU CAMINO

     
EL ESPÍRITU NOS AYUDA A DISCERNIR

  "La santidad es el rostro más bello de la Iglesia. Pero aun fuera de la Iglesia Católica y en ámbitos muy diferentes, el Espíritu suscita «signos de su presencia, que ayudan a los mismos discípulos de Cristo»...

   San Juan Pablo II nos recordó que «el testimonio ofrecido a Cristo hasta el derramamiento de la sangre se ha hecho patrimonio común de católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes». En la hermosa conmemoración ecuménica que él quiso celebrar en el Coliseo, durante el Jubileo del año 2000, sostuvo que los mártires son «una herencia que habla con una voz más fuerte que la de los factores de división».

  "Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él (cf. 1 Co 12, 7), y no que se desgaste intentando imitar algo que no ha sido pensado para él."  

    "Todos estamos llamados a ser testigos, pero «existen muchas formas existenciales de testimonio».  Porque la vida divina se comunica «a unos en una manera y a otros en otra»".

      "Todo esto es importante. Sin embargo, lo que quisiera recordar con esta Exhortación es sobre todo el llamado a la santidad que el Señor hace a cada uno de nosotros, ese llamado que te dirige también a ti: «Sed santos, porque yo soy santo» (Lv 11,45; cf. 1 P 1,16). El Concilio Vaticano II lo destacó con fuerza: «Todos los fieles, cristianos, de cualquier condición y estado, fortalecidos con tantos y tan poderosos medios de salvación, son llamados por el Señor, cada uno por su camino, a la perfección de aquella santidad con la que es perfecto el mismo Padre»".

¿HAS PENSADO CUÁL ES TU CAMINO HACIA LA SANTIDAD,..CÓMO PUEDES SEGUIR MEJOR A JESÚS?





TOMADO DE LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA SOBRE LA SANTIDAD, DEL PAPA FRANCISCO. ABRIL 2018

domingo, 1 de abril de 2018

EL RESUCITADO ES EL CRUCIFICADO

Para resucitar
 hay que pasar por la muerte

“Morimos del todo”; soy yo el que muero, es mi persona, no es sólo mi cuerpo; yo soy una unidad de vida hasta la muerte. La vida es personal, la muerte es personal y… es personal la resurrección. 


“Morimos del todo y resucitamos del todo”.  Sólo se puede creer en la muerte de las personas y en la resurrección de las mismas personas. 
 Y seremos nosotros, para siempre, como eres Tú el que fuiste, en nuestra tierra, hijo de la María y de la Muerte, compañero de todos los caminos. Seremos lo que somos, para siempre, pero gloriosamente restaurados, como son tuyas esas cinco llagas, imprescriptiblemente gloriosas. Como eres Tú el que fuiste, humano, hermano, exactamente igual al que moriste, Jesús, el mismo y totalmente otro, así seremos para siempre, exactos, lo
que fuimos y somos y seremos, ¡otros del todo, pero tan nosotros!  

Tomado de Casaldáliga sobre la Resurrección.









sábado, 24 de marzo de 2018

Domingo de Ramos EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

LA PASIÓN, Marcos 14,1-72; 15,1-47)

IDENTIFICADO
CON LAS VÍCTIMAS

Ni el poder de Roma ni las autoridades del Templo pudieron soportar la novedad de Jesús. Su manera de entender y de vivir a Dios era peligrosa. No defendía el Imperio de Tiberio, llamaba a todos a buscar el reino de Dios y su justicia. No le importaba romper la ley del sábado ni las tradiciones religiosas, solo le preocupaba aliviar el sufrimiento de las gentes enfermas y desnutridas de Galilea.
No se lo perdonaron. Se identificaba demasiado con las víctimas inocentes del Imperio y con los olvidados por la religión del Templo. Ejecutado sin piedad en una cruz, en él se nos revela ahora Dios, identificado para siempre con todas las víctimas inocentes de la historia. Al grito de todos ellos se une ahora el grito de dolor del mismo Dios.
Pagola

lunes, 19 de febrero de 2018

EL PAPEL QUE CUMPLIÓ BENEDICTO XVI


¿Somos conscientes del papel que cumplió Benedicto XVI?

Benedicto XVI le agradece al papa Francisco
Benedicto XVI Le Agradece Al Papa Francisco Sus Palabras (Foto © CTV, Osservatore Romano).
Esta semana a través de Internet se difundió una entrevista con el Emérito Papa Benedicto XVI dónde él reconocía y manifestaba “que estaba haciendo el camino a casa” y se le veía un tanto deteriorado, con dificultades para caminar. En fin caminando por ese sendero que a todos nos tocara hacer algún día, con la esperanza y sobre todo la confianza en la resurrección.
Pero a lo largo de estos años, ¿hemos sido conscientes del papel que cumplió el cardenal Ratzinger en nuestra amada Iglesia peregrina en la Tierra?
A fin de este mes se cumple un aniversario más de su renuncia al Papado, algo que nos deja varios mensajes.
Fue elegido Papa en 2005 y como se dice en el lenguaje coloquial venía con el viento en contra, ¿cómo ser Obispo de Roma después de casi 27 años de Juan Pablo II y su enorme legado?.
Pero “el humilde servidor de la viña del Señor”, como él mismo lo anunció en aquel cónclave tomó la posta y aceptó el llamado del Señor. Pero lejos de ser un Papa de transición como algunos ahora lo bautizan, tuvo una ardua tarea. Llevó sobre sus espaldas los principales y más tristes escándalos de pedofilia y abuso sexual por parte de sacerdotes, la crisis de las faltas de las vocaciones. Reafirmó el dialogo interreligioso con religiones cristianas y no cristianas. Nos habló del amor de Dios y de la esperanza en sus dos encíclicas y escribió dos brillantes libros de teología.
Puso la casa en orden y cuando ya por su avanzada edad y su plena consciencia no pudo más seguir adelante, renunció, personificando así otra vez al Apóstol San Pedro que como nos muestra la historia de salvación: fue el apóstol más hombre de todos. Y con su renuncia nos regaló a Francisco.
¿Cuántos son capaces de renunciar para retirarse bien en este Mundo de poder?
Pero su vida ya estaba marcada por renuncias. Renunció a ser esposo, padre y abuelo por consagrase a Cristo. Renunció a una vejez tranquila, posiblemente en su Alemania natal, dedicado a sus otras pasiones ; el piano y la lectura, para pilotear la barca de Cristo en uno de los momentos más complejos y tormentosos.
Ahora recogido en oración y silencio nos recuerda las palabras de Juan el Bautista “es mejor que yo crezca y él disminuya”, tanto si ese él viene unido al nuevo Pontífice o a Cristo a quién siempre sirvió.
Debemos rezar por Benedicto XVI, por todo lo que hizo y sigue haciendo por nosotros. Rezar para que el Señor lo acompañe en ese regreso a casa.
Gracias Papa Benedicto XVI, ¡tú sigues siendo Pedro!
Pablo D´Elias
Diócesis Maldonado – Rocha de Uruguay

viernes, 16 de febrero de 2018

EL CAMINO DE LA CURESMA


       Del mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2018   

                                     


           Invito especialmente a los miembros de la Iglesia a emprender con celo el camino de la Iglesia, nuestra madre y maestra, que además de la medicina a veces amarga de la verdad, nos ofrece en este tiempo de Cuaresma el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno.
            El hecho de dedicar más tiempo a la oración hace que nuestro corazón descubra las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos, para buscar finalmente el consuelo en Dios. Él es nuestro Padre y desea para nosotros la vida. 
            El ejercicio de la limosna nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío. Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida. Al igual que, como cristianos, me gustaría que siguiésemos el ejemplo de los Apóstoles y viésemos en la posibilidad de compartir nuestros bienes con los demás un testimonio concreto de la comunión que vivimos en la Iglesia. A este propósito hago mía la exhortación de san Pablo, cuando invitaba a los corintios a participar en la colecta para la comunidad de Jerusalén: «Os conviene» (2 Co 8,10). Esto vale especialmente en Cuaresma, un tiempo en el que muchos organismos realizan colectas en favor de iglesias y poblaciones que pasan por dificultades. Y cuánto querría que también en nuestras relaciones cotidianas, ante cada hermano que nos pide ayuda, pensáramos que se trata de una llamada de la divina Providencia: cada limosna es una ocasión para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos; y si él hoy se sirve de mí para ayudar a un hermano, ¿no va a proveer también mañana a mis necesidades, él, que no se deja ganar por nadie en generosidad?

            El ayuno, por último, debilita nuestra violencia, nos desarma, y constituye una importante ocasión para crecer. Por una parte, nos permite experimentar lo que sienten aquellos que carecen de lo indispensable y conocen el aguijón del hambre; por otra, expresa la condición de nuestro espíritu, hambriento de bondad y sediento de la vida de Dios. El ayuno nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo, inflama nuestra voluntad de obedecer a Dios, que es el único que sacia nuestra hambre.


            Querría que mi voz traspasara las fronteras de la Iglesia Católica, para que llegara a todos ustedes, hombres y mujeres de buena voluntad, dispuestos a escuchar a Dios. Si se sienten afligidos como nosotros, porque en el mundo se extiende la iniquidad, si les preocupa la frialdad que paraliza el corazón y las obras, si ven que se debilita el sentido de una misma humanidad, únanse a nosotros para invocar juntos a Dios, para ayunar juntos y entregar juntos lo que podamos como como ayuda para nuestros hermanos.

            
           
            Los bendigo de todo corazón y rezo por ustedes. No se olviden de rezar por mí.


                                        Francisco

miércoles, 31 de enero de 2018

SÓLO EL AMOR puede evolucionar el cosmos hacia la plenitud en Cristo

Despertemos a una nueva consciencia 
de la presencia universal de Cristo en nuestras vidas,

El proceso de madurez en “estar –con-Cristo” es algo que se descubre en el crecimiento propio de la persona humana. 
Ser plenamente humano según Teilhard de Chardin es dejar  lo que es “meramente humano” y volver a la vida silvestre. Nos llama a dejar las ciudades y encontrar los lugares selváticos desconocidos, volver a la materia, encontrarnos donde el alma es más profunda y donde la materia es más densa; sentir la plenitud de nuestros poderes de actuar y adorar sin esfuerzos, dentro de nuestro ser más hondo (Teilhard de Chardin 1960, 115). 
Siglos antes de Teilhard, el teólogo franciscano Buenaventura escribió: 

“Existes más verdaderamente donde amas y no donde solamente vives, porque estás transformado en la imagen de lo que amas por el poder del mismo amor” (Hayes 1999, 140). Ambos se dieron cuenta que el amor es la fuente y la meta del universo. Amamos para evolucionar, para profundizar nuestra humanidad, uniéndonos uno/a con el otro/a y con las criaturas de la Tierra. Según Teilhard, solamente el amor puede evolucionar el cosmos hacia la plenitud en Cristo. Pero, si fracasamos en percibir nuestra vocación de construir la Tierra – a adorar el Cristo vivo – entonces vamos a sufrir las consecuencias, como decía Buenaventura:
Luego, el que con tantos esplendores de las cosas creadas no se ilustra, está ciego: el que con tantos clamores no se despierta, está sordo; el que por todos estos efectos no alaba a Dios, ése está mudo; el que con tantos indicios no advierte el primer Principio, ese tal es necio. Abre, pues, los ojos, acerca los oídos espirituales. Despliega los labios y aplica tu corazón para en todas las cosas ver, oír, alabar, amar y reverenciar, ensalzar y honrar a tu Dios, no sea que todo el mundo se levante contra ti. (San Buenaventura, Itinerario de la mente a Dios)





 Parrafos de Viviendo en la Creación como Cuerpo de Cristo –   Ilia Delio


jueves, 25 de enero de 2018

YO Y NOSOTROS.





Imagen relacionada









CAPACIDAD DE CREAR COMUNIDAD 



La Universidad,  tiene el desafío de generar nuevas dinámicas al interno de su propio claustro, que superen toda fragmentación del saber y estimulen a una verdadera universitas.
De ahí, el  elemento tan importante para esta casa de estudios: la capacidad de avanzar en comunidad.

La comunidad está desafiada a no quedarse aislada de los modos de conocer; así como tampoco a construir conocimiento al margen de los destinatarios de los mismos. Es necesario que la adquisición de conocimiento sepa generar una interacción entre el aula y la sabiduría de los pueblos que conforman esta bendecida tierra. Una sabiduría cargada de intuiciones, de «olfato», que no se puede obviar a la hora de pensar Chile. Así se producirá esa sinergia tan enriquecedora entre rigor científico e intuición popular. 

La estrecha interacción entre ambos impide el divorcio entre la razón y la acción, entre el pensar y el sentir, entre el conocer y el vivir, entre la profesión y el servicio. El conocimiento siempre debe sentirse al servicio de la vida y confrontarse con ella para poder seguir progresando.

De ahí que la comunidad educativa no puede reducirse a aulas y bibliotecas, sino que debe avanzar continuamente a la participación. Tal diálogo sólo se puede realizar desde una episteme (CONOCIMIENTO EN CERTEZA Y VERDAD)  capaz de asumir una lógica plural, es decir, que asuma la interdisciplinariedad e interdependencia del saber. «En este sentido, es indispensable prestar atención a los pueblos originarios con sus tradiciones culturales. No son una simple minoría entre otras, sino que deben convertirse en los principales interlocutores, sobre todo a la hora de avanzar en grandes proyectos que afecten a sus espacios»[1].

La comunidad educativa guarda en sí un sinfín de posibilidades y potencialidades cuando se deja enriquecer e interpelar por todos los actores que configuran el hecho educativo. Esto exige un mayor esfuerzo en la calidad y en la integración, pues el servicio universitario ha de apuntar siempre a ser de calidad y de excelencia, puestas al servicio de la convivencia nacional. 

Podríamos decir que la Universidad se vuelve un laboratorio para el futuro del país, ya que logra incorporar en su seno la vida y el caminar del pueblo superando toda lógica antagónica y elitista del saber.

Cuenta una antigua tradición cabalística que el origen del mal se encuentra en la escisión producida por el ser humano al comer del árbol de la ciencia del bien y del mal. De esta forma, el conocimiento adquirió un primado sobre la creación, sometiéndola a sus esquemas y deseos[2]. La tentación latente en todo ámbito académico será la de reducir la Creación a unos esquemas interpretativos, privándola del Misterio propio que ha movido a generaciones enteras a buscar lo justo, bueno, bello y verdadero. Y cuando el profesor, por su sapiencialidad, se convierte en «maestro», entonces sí es capaz de despertar la capacidad de asombro en nuestros estudiantes. ¡Asombro ante un mundo y un universo a descubrir.
Resultado de imagen para Creando comunidad                   Párrafos del Papa Francisco en su Mensaje en la U,C. de Chile.

[1] Carta enc. Laudato Si’, 47.
[2] Cf. Gershom Scholem, La mystique juive, París (1985), 86.



lunes, 15 de enero de 2018

FRASES DEL PAPA FRANCISCO.

                                                                reflexionemos












¿QUÉ OPINAS..REZAS POR LA GENTE CORRUPTA PARA QUE SE CONVIERTAN?

lunes, 1 de enero de 2018

AMOR GRATUITO HASTA QUE DUELAN LAS ENTRAÑAS

El pesebre nos invita a dejar la lógica de las excepciones para unos y las exclusiones para otros. 

Dios viene Él mismo a romper la cadena del privilegio que siempre genera exclusión, para inaugurar la caricia de la compasión que genera la inclusión, que hace brillar en cada persona la dignidad para la que fue creado. Un niño en pañales nos muestra el poder de Dios interpelante como don, como oferta, como fermento y oportunidad para crear una cultura del encuentro.
Sabemos que desde varios lados somos tentados para vivir en esta lógica del privilegio que nos aparta-apartando, que nos excluye-excluyendo, que nos encierra-encerrando los sueños y la vida de tantos hermanos nuestros.
Hoy frente al niño Jesús queremos admitir la necesidad de que el Señor nos ilumine, porque no son pocas las veces que parecemos miopes o quedamos presos de una actitud altamente integracionista de quien quiere hacer entrar por la fuerza a otros en sus propios esquemas. Necesitamos de esa luz que nos haga aprender de nuestros propios errores e intentos a fin de mejorar y superarnos; de esa luz que nace de la humilde y valiente conciencia del que se anima, una y otra vez, a levantarse para volver a empezar. Papa Francisco 2017.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

EL VIAJERO DE CRISTO.



VISITANDO LAS PERIFERIAS DEL MUNDO. 
Los Viajes Apostólicos Del Papa Francisco nos conmueven por su celo apostólico, por su ardor, que pareciera lo quema por dentro, para hacer presente en el mundo el amor de Dios. Le preocupan todas las personas y naciones y sale a su encuentro sin arredrarse ante los peligros y conflictos que puedan presentarse. Alguien le preguntó si no tenía miedo de ir a tal país. El rápidamente contestó: sí, a los mosquitos. Francisco parece inagotable con la fuerza del Espíritu que lo empuja:
En los años 2013 y 2014 visita: Brasil, Tierra Santa, Corea del Sur, Albania, Estrasburgo (Parlamento Europeo), Turquía.
En 2015: Sri Lanka, Filipinas, Sarajevo, Ecuador, Bolivia y Paraguay, Cuba, Estados Unidos y Sede Naciones Unidas, Kenia, Uganda, República Centroafricana.
En 2016: México, Grecia, Georgia, Azerbaiyán, Armenia, Polonia, Suecia.
En 2017: Egipto, Fátima, Colombia, Myanmar, Bangladesh...

 Dentro de Italia misma, ha hecho más de 17 visitas apostólicas.

 Ahora en 2018 le toca a Chile. Recibamos al Papa Francisco con alegría y fe, es Cristo quien nos lo envía; es una visita que nos anima, nos une como hermanos chilenos y nos reconcilia por la Fuerza y la Gracia de Dios.

domingo, 11 de junio de 2017

LA FAMILIA DIVINA

Dios nos dice que Él es amor. 

No existe un amor vacío. Podemos preguntarnos: ¿a quién ama Dios desde siempre? 
Desde antes de la creación del universo Dios ama al Hijo y de ese amor mutuo procede el Espíritu Santo. 
Dios es Tres, Padre, Hijo y Santo Espíritu, a quien llamamos Trinidad. Para expresar de alguna manera estas relaciones mutuas de Padre e Hijo y del Espíritu de amor, la teología habla de “personas”. (No como personas humanas sino divinas) San Agustín decía: Hablamos de personas, para no quedarnos callados.

El misterio de la Trinidad de Personas en la Unidad divina permanece inaccesible a nuestro entendimiento, pero sí A NUESTRA EXPERIENCIA      Podemos decirle: Señor no sé nada, no entiendo nada, ¡qué grande eres, no te puedo entender!, pero creo en ti,.. 
TE SIENTO EN LA ORACIÓN, EN LA NATURALEZA, EN LA FAMILIA. 
Tú estás en mí, en nosotros, en el cosmos como danza permanente entre los Tres  que   rebozan  COMUNICACIÓN  COMUNIÓN.

La Trinidad se nos presenta como Familia, modelo de toda comunidad humana, donde la familia es el modelo más elemental. Lo que sucede en la Trinidad es lo que deseamos suceda en cada familia, en cada comunidad…en los países: comunidades de amor y de vida, creadoras de unidad en la diversidad


¡En el Nombre del PADRE, del HIJO y del ESPÍRITU SANTO!

¡Gloria al PADRE, al HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO!

domingo, 4 de junio de 2017

VEN ESPÍRITU SANTO















ESPÍRITU UNIVERSAL, QUE DAS       VIDA A TODAS LAS COSAS
Nicodemo, un principal entre los judíos, fue a ver Jesús de noche ¡hora en que la muchedumbre no rodeaba al maestro! Así podría conversar con Él a solas y conocerlo mejor.
En este diálogo Jesús le dice  que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
 Nicodemo ( con nosotros ) le pregunta: ¿Cómo puede un hombre, una mujer, nacer siendo viejos?  Jesús le responde: el que no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 
Pongámonos en el lugar de Nicodemo: seguramente pensaría ¡que cosa más rara!  ¿como hacerlo? Jesús le explica que no es un nacimiento carnal sino espiritual, una vida distinta, las cual será impregnada del Espíritu  con el Sello de Dios...que impulsará a seguir a Cristo, y sumergirse en Él  en su muerte redentora. 
El agua que brotó de su costado abierto nos bautiza en el nombre del Padre, el Hijo y del Espíritu Santo. Aun así, Jesús nos vuelve a decir : Es necesario nacer de nuevo, del Espíritu. Este ha de ser el lema de nuestras vidas... ir naciendo ... 
El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido; mas no sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es el Espíritu...como el viento sopla fuerte, hiende las rocas, encrespa las olas; pero también es murmullo suave que acaricia el alma y poliniza: produce verdor, flores y frutos. Creadora es su fuerza que imprime el sello de Cristo en nuestras vidas; delicada es su presencia que habita en nosotros, muchas veces sin que nos demos cuenta.
Todo aquel que es nacido del Espíritu, experimentará su fuerza creadora y su delicadeza. Vamos naciendo... 

El Espíritu, tercera persona de la Trinidad nos habla y nos escucha en la intimidad personal y en la comunidad social.. en los países, en el mundo globalizado.
Dejemos que su fuego abrazador nos invada de amor.

sábado, 1 de abril de 2017

NUESTRO SILENCIO

La disciplina del silencio nos alcanza el sosiego, la quietud, el recogimiento, y nos hace mas reflexivos, mas humanos. 


Hacer "Silencio" en nuestra mente, cuerpo y corazón nos lleva a pacificarnos y no sólo con nosotros mismos sino también con "otros" en la verdad y la autenticidad. 
El silencio del que hablamos es  un silencio orante querido y buscado en tiempos y espacios propios, como ayuda para escuchar desde dentro.., en lo interior: 

1ª- Lo que dice mi conciencia profunda de mí mismo.

En la introspección recojo señales de como estoy, quien soy, como vivo mis opciones, mi autonomía y libertad y si voy por el camino que me conduce por la senda que me llama a caminar.

2ª- En el silencio de la oración, puedo escudriñar quienes son para mi los otros, identificándolos necesitados de misericordia para no juzgarlos.

3ª- El silencio es el territorio del Espìritu, de la oración íntima y del encuentro con Dios. El soplo del Espìritu es como el viento que pasa...como un susurro o un huracàn. No lo dejemos ir. ¡Captémoslo! Estemos vigilantes ya que Él es quien nos enseña la verdad.

4ª- En el silencio y la paz, en la contemplación de la naturaleza descubriré con gozo y asombro la diversidad de lo creado.


En el silencio podremos adentrarnos en un universo  rico y fascinante que nos va develando identidades: la nuestra,  la de otras personas y  la de los seres de la creación...