martes, 23 de agosto de 2016

SE VA ESTRECHANDO


NUESTRA VIDA SE VA AMPLIANDO
A MEDIDA QUE SE QUEDA CON LO ESENCIAL.

Justicia,  misericordia y  fidelidad es lo que Dios nos pide hoy; sí, justicia misericordiosa y coherencia.
Es lo que necesitamos practicar hasta saberlo vivir, para ir camino hacia la puerta estrecha. ¿Porqué estrecha? Porque no admite soberbia, afán de poder, avaricia, frivolidad, egolatría, amargura... 
¡Soltemos y botemos por el camino lo que nos sobra.
Jesucristo, Él mismo se llamó La Puerta, una puerta por la que pasan los dichosos, los que pueden bailar a pesar de las injurias, persecuciones y amenazas; una puerta por donde pasan los que hacen la justicia llena de misericordia; los que tienen el corazón limpio.

Busquemos entrar por la puerta del corazón de Cristo abierto por la lanza, allí nos espera "el reino de los cielos".



SE VA ESTRECHANDO


NUESTRA VIDA SE VA AMPLIANDO
A MEDIDA QUE SE QUEDA CON LO ESENCIAL.

Justicia,  misericordia y  fidelidad es lo que Dios nos pide hoy; sí, justicia misericordiosa y coherencia.
Es lo que necesitamos practicar hasta saberlo vivir, para ir camino hacia la puerta estrecha. ¿Porqué estrecha? Porque no admite soberbia, afán de poder, avaricia, frivolidad, egolatría, amargura... Soltemos y botemos todo por el camino lo que nos sobra.
Jesucristo, Él mismo se llamó La Puerta, una puerta por la que pasan los dichosos, los que pueden bailar a pesar de las injurias, persecuciones y amenazas; por donde pasan los que hacen la justicia llena de misericordia; los que tienen el corazón limpio.
Busquemos entrar por la puerta del corazón de Cristo abierto por la lanza.


lunes, 15 de agosto de 2016

LA DANZA DE LOS JUEGOS



JUEGOS QUE HERMANAN


La apertura y la clausura de los Juegos Olímpicos, son ocasión de grandes celebraciones, en las cuales el país que hospeda intenta mostrar lo mejor de su arte y singularidad. La apertura esta vez fue de un esplendor inigualable, a semejanza de los grandes desfiles de las escuelas de samba. Los efectos de luces y de imágenes proyectadas en pantallas enormes creaban una atmósfera de mágica y casi surrealista, provocando en muchos lágrimas de emoción.
El momento principal fue el desfile de las delegaciones de 206 países, un número mayor que el de los países representados en la ONU, que son 193. Cada delegación desfilaba con trajes típicos de sus pueblos, destacándose por sus colores vistosos y elegantes, los trajes africanos y asiáticos.
Sabemos que en todas las relaciones sociales e internacionales subyacen intereses y maniobras de poder. Pero aquí, en los Juegos Olímpicos, si existieron, fueron prácticamente invisibles. Predominaba el espíritu deportivo y olímpico por encima de las diferencias nacionales, ideológicas y religiosas. Aquí todos estaban representados, hasta un grupo, muy aplaudido, de refugiados que hoy inundan especialmente Europa. Tal vez este evento sea uno de los pocos espacios en los cuales la humanidad se encuentra consigo misma, como una única familia, anticipando una humanización siempre buscada pero nunca definitivamente mantenida porque todavía no hemos avanzado en la conciencia de que somos una especie, la humana, y tenemos un único destino común junto con nuestra Casa Común, la Tierra.
Este tal vez sea el mensaje simbólico más importante que un evento como este envía a todos los pueblos. Más allá de los conflictos, diferencias y problemas de todo tipo, podemos vivir anticipadamente y, por un momento, la humanidad que finalmente se humanizó y encontró su ritmo en consonancia con el ritmo del propio universo. Este es uno y complejo, hecho de redes incontables de relaciones de todos con todos, constituyendo un cosmos en cosmogénesis, gestándose continuamente a medida que se expande y se complejiza. A este ritmo no escapa tampoco la humanidad.



 TOMADO DE LEONARDO BOFF. KOINONÍA.

lunes, 25 de julio de 2016

HIJO DEL TRUENO. Mc 3,17

Apóstol y Mártir


Santiago fue uno de los que acompañaban a Jesús en momentos especiales junto a su hermano Juan y a Pedro. Es llamado el Mayor para distinguirlo de Santiago el Menor pariente de Jesús.
Santiago el Mayor fue el primero de los apóstoles que sufrió el martirio, dio su propia vida por la verdad del evangelio. Entregó su vida por amor a Él, bajo Herodes Agripa entre  el año 41- 45 dC.
Podemos ser mártires aunque no muramos ejecutados por la espada del verdugo. Morir de la mano de los perseguidores, es el martirio en acto, en su forma visible; soportar los insultos, amando al que nos odia, es el martirio en el espíritu, en su forma escondida.

El gran teólogo y Padre de la Iglesia, 

Orígenes, escribió: “Todo el que da testimonio de la verdad, bien sea con palabras o bien con hechos o trabajando de       alguna manera en favor de ella, puede llamarse con todo derecho "testigo”, (mártir).


 
 En este cambio de Época, siglo XXI, no cesa de haber mártires de sangre, en África, Asia, Medio Oriente, América. Con ellos, nuestro sentido de vida cristiana se afianza y nos impele a ir entregando nuestro testimonio de la verdad.

Desafío: medita y trata de vivir las Bienaventuranzas.  
             Lee  Lucas 9: 51-56 

miércoles, 29 de junio de 2016

UN SABIO LLENO DE AMOR.


SESENTA Y CINCO AÑOS DE SERVICIO Y AMOR


                                                Benedicto XVI 
fue ordenado como sacerdote un 29 de junio de 1951 en la catedral alemana de Freising por el cardenal Faulhaber, junto con su hermano Georg y otros 42 presbíteros bávaros. El papa Francisco quiso festejarlo en la Sala Clementina junto con los miembros del Colegio Cardenalicio y con la entrega, en edición en varias lenguas, del libro «Enseñar y aprender el amor de Dios» que recoge sus homilías sobre el sacerdocio y cuyo prefacio fue escrito por Francisco.
El papa Francisco dedicó el discurso que pronunció en homenaje al papa emérito al signo distintivo que caracterizó la larga historia de Benedicto XVI desde sus inicios hasta hoy: la búsqueda y el testimonio del amor de Cristo.
«Y este amor que nos llena el corazón, este creer, es lo que nos hace caminar seguros y tranquilos sobre las aguas, incluso en medio de la tormenta, tal como sucedió a Pedro; este amor y este creer es lo que nos permite mirar hacia el futuro, no con miedo o nostalgia, sino con alegría, también en los años, ya avanzados, de nuestras vidas».
"... usted Santidad, continúa sirviendo a la Iglesia; nunca deja de contribuir con determinación y sabiduría a su crecimiento; y lo hace desde ese pequeño monasterio Mater Ecclesiae en el Vaticano que se revela así algo completamente diferente de uno de aquellos rincones olvidados en que la actual cultura del descarte tiende a relegar a las personas cuando, con la edad, sus fuerzas decaen».
«Por lo tanto, la Providencia quiso que usted, querido hermano, llegase a un lugar, por así decir, tan propiamente «franciscano» del que emana una calma, una paz, una fuerza, una confianza, una madurez, una fe, una dedicación y una fidelidad que me hacen tanto bien y que nos dan tanta fuerza a mí y a toda la Iglesia. «Y permítame -improvisó- también un sano y gozoso sentido del humor».
«El deseo con que me gustaría acabar, es por lo tanto, un deseo dirigido a usted, y al mismo tiempo a nosotros y a toda la Iglesia: que usted, Santidad, siga sintiendo la mano de Dios misericordioso que lo sostiene, que pueda experimentar y testimoniarnos el amor de Dios; que con Pedro y Pablo, puede seguir regocijándose con gran alegría mientras camina hacia la meta de la fe».

Al final, el Papa Benedicto XVI dio las gracias :
 "... un gracias humano, gracias a todos. Gracias especialmente a usted, Santo Padre: su bondad, desde el primer momento de la elección, en cualquier momento de mi vida aquí, me conmueve, me lleva realmente, -más todavía que los jardines del Vaticano- hacia la belleza; su bondad es el lugar donde vivo: me siento protegido. Gracias también por sus palabras de agradecimiento, por todo. Y esperamos que pueda seguir adelante con todos nosotros por esta vía de la Divina Misericordia, que muestra el camino de Jesús, a Jesús, a Dios».
"Las Palabras "Después de dar gracias lo partió y se los dio", nos lleva a la realidad de la acción de gracias, a la nueva dimensión que Cristo dio. Él transformó en agradecimiento, en bendición, la cruz, el sufrimiento, todo el mal en el mundo».
«Y así, fundamentalmente, transubstanció la vida y el mundo y nos dio y nos da cada día el pan de la vida verdadera, que supera el mundo a través del poder de su amor. Al final, queremos insertarnos en este «gracias» del Señor y recibir la novedad de la vida y ayudar a la transubstanciación del mundo: que sea un mundo, no de muerte sino de vida; un mundo en el que el amor venció a la muerte»

jueves, 2 de junio de 2016

¡60 AÑOS! UNA BENDICIÓN.




La Vocación a la vida religiosa en comunidad tiene comienzos múltiples. El mío fue progresivo pero no consciente. Desde muy niña se fue desarrollando en mí lo religioso. Percibía a Dios en mis sueños, dormida o en vigilia, en forma de puntitos de colores que se expandían en el universo de mis imágenes, y yo me decía: “este es dios”. Eran imágenes sin fin, extensivas. Más adelante, en las misiones del campo, fueron los cantos, el incienso, las procesiones, la Adoración a la Eucaristía las que conformaron mi experiencia religiosa. La contemplación de la naturaleza, me hablaba de un ser infinito: el mar con su oleaje y sus rompientes en la arena y las rocas con ritmo y melodía peculiar nunca repetidos;  las montañas que no me cansaba de admirar en sus misteriosas formas y colores, y las estrellas lejanas  me abrían a otros mundos del espíritu.
Lecturas sobre religiones de culturas antiguas, me mostraron la sed universal de la humanidad por lo trascendente. Me fascinaba la música de Juan Sebastián Bach especialmente el Magnificat y La Misa en si menor; el Réquiem de Mozart, los Salmos de Stravinski cuyos sonidos me parecían catedrales cósmicas.
Las catedrales de Europa, con su arquitectura ya sea gótica o romana, con sus vitrales, esculturas, sobre relieves, hicieron que me adentrara en los misterios del cristianismo. Iconos y pinturas religiosas inundaron mi mundo interior.
A los 19 años comencé a leer literatura de espiritualidad católica que tocó una fibra esencial de mi existencia: mi meta, lo que yo quería hacer de mi vida. Una religiosa me dijo un día: “tú tienes vocación para la vida consagrada”, y el instrumento de mi ser empezó a vibrar y emitir sonidos nuevos.

En ese momento decidí ser religiosa. Y desde entonces, andado el camino de Jesucristo, ingresé a la comunidad del Buen Pastor, en Angers, Francia. Tenía 20 años y junto a mi nueva familia religiosa, he seguido un proceso de maduración ayudada por el Espíritu de Dios. Tengo 82 años y he vivido 60 al servicio del que es todo misericordia para mí y para las mujeres sufrientes.

miércoles, 18 de mayo de 2016

ËL NOS INTRODUCIRÁ EN LA VERDAD

"Todavía tengo muchas cosas que decirles, pero ustedes no las pueden comprender ahora. 

Cuando venga el Espíritu de la Verdad, él los introducirá en toda la verdad”. (Juan  16, 12 ss-1)

Hemos recibido el Espíritu Santo, de Cristo Resucitado. Él insufló sobre los discípulos entregándoles  al Consolador, Espíritu divino,  quien nos enseña lo que nos cuesta captar de la vida y palabras de Jesús. Él  nos va introduciendo en la verdad, no en teoría sino como forma de existir, nos enseña a vivir en plenitud. En nuestro proceso de maduración espiritual, nos acompaña como guía maternal, entregándonos dones que nos ayudan a crecer aceptando y amando  al Padre que nos reveló Jesucristo, y acogiendo a nuestros hermanos como son, como viven, en sus diferencias. Él está en lo más íntimo de nosotros mismos, más que nosotros mismos; es nuestro Huésped, armonía, música y danza, Fuego interno que nos purifica y nos llena de celo misionero.  Él ordena nuestro caos y con su Gracia produce armonía y creatividad en nuestro ser y actuar. ¿Podremos ignorarlo?

Nos habla, nos empuja a ser personas nuevas, bienaventuradas; sí, gozosas y agradecidas por haber sido llamadas a existir y existir en plenitud impulsadas por su Sabiduría.
El Espíritu nos invita a seguir el camino sellado en nuestro Bautismo, como  respuesta al Amor que Dios nos tiene

EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO

martes, 26 de abril de 2016

DEJEN QUE LOS NIÑOS VENGAN A MI

LISSETTE


Lissette existía, tenía 11 años y vivía en una especie de orfanato bajo protección judicial. Ella, que a su edad no había infringido ninguna ley, no había ofendido legalmente a nada ni nadie… ni tenía edad para estar “guardada por orden de los tribunales”.


La historia de Lissette y el origen de su muerte sólo evidencian cuán lejos estamos de nuestro prójimo, de ese tú que sólo da sentido a nuestro yo. Dosis de medicamentos que, junto a la angustia, le produjeron un paro cardiorrespiratorio. Mi Dios  ¿dónde estabas cuándo fue violada por su violador sexual, su propio padre? ¿Dónde estabas cuándo su madre, tías, tíos, abuelos vecinos no pudieron… no quisieron… o no se atrevieron a  ver lo que sucedía? ¿Dónde estabas cuando sus guardianes y protectores –cumpliendo con la terrible burocracia- descansaron tranquilos conociendo que ella no andaba bien y no hicieron nada por exigir cambios en la lentitud de las funciones hospitalarias? ¿Dónde estabas cuando Lissette era “des-atendida” por su médico tratante, el psicólogo del Poder Judicial y los profesionales del SENAME que no exigían urgencia a la curación de su dolor de alma y cuerpo? Y más antes aún, ¿dónde estabas cuando la madre no “reaccionaba” ante tales hechos? ¿Estabas ahí y no eras escuchado?

La prensa dice que muchos “hicieron todo lo posible por salvarle la vida”. No lo dudo… ¿pero qué impidió que lo lograran?... y con mucho temor y hasta vergüenza me pregunto ¿de qué habría servido? Dime Jesús… en este contexto, ¿de qué y a quién le habría servido que… una muchachita tan, pero tan, exhausta… tan, pero tan triste… tan, pero tan sola… tan, pero tan mustia… tan, pero tan ajada… tan, pero tan débil… y al borde mismo de la muerte emocional durante toda su vida, se hubiese salvado?

Llevaba siete años en el recinto… casi el 70% de su corta vida… Lissette murió y… la ley dice que a pesar de su inocencia y abuso, “su muerte debía ser certificada por el SML (Servicio Médico Legal)”… Más ultraje todavía… más victimización aún… más de los macabros hachazos de la sociedad en que nació. Se le debe haber enterrado con “oficio”, tal vez muuuucho mejor que los “oficios” de su crianza y cuidado.  “Lo más probable, es que nadie le pida perdón por no haber resguardado al máximo, su pleno derecho a la felicidad y a la vida…” …“Pero, no es un problema de culpas de algunas personas. Es un  problema de justicia social, de  marginación, de pobreza, de brechas de oportunidades, de desigualdades, de riesgos y vulnerabilidades biológicas, psicológicas y culturales”.
En ese sentido, soy parte de la culpa… parte de la comodidad… parte de la indiferencia que no me deja oír ni ver… y para colmo, me autoriza a callar. Lissette, perdón… por “saber” de los niños que viven en esa humillante e indigna carencia y no hacer nada… algo he hecho. He concurrido a votar. He pagado mis impuestos. Me he portado bien. Lissette, por favor perdóname… Aunque el perdón se oponga a la justicia legal (castigar al infractor y reparar el daño), es parte de la justicia de Jesús… ¿Será posible que algún día pueda salvar mi deuda de amor contigo?


Parte de texto, autora Gloria Bensan

domingo, 27 de marzo de 2016

DINAMISMO PASCUAL DEL SER HUMANO

Cada existencia humana viene estructurada por el dinamismo pascual.

La vida nunca aparece terminada. Es una tarea que debe realizarse cada día. Obstáculos que deben superarse. Deseos frustrados. Cada uno tiene que aprender a renunciar y a aceptar, abriendo camino hacia ascensiones humanizadoras. Muchas veces comprobamos que hay dimensiones del mundo y de nuestro propio corazón que solamente se revelan y nos enriquecen cuando el sufrimiento nos penetra como una espada y las crisis nos liberan de tantas trabas acumuladas.
Las crisis pertenecen a la estructura de la vida en continuo crecimiento. Significan una oportunidad de penetración en un horizonte nuevo. Un bienestar existencial que había construido penosamente, co­mienza a desvanecerse; no consigue conferir sentido a las experiencias nuevas que nos sobrevienen. Las estrellas indicadoras de nuestro camino se oscure­cen. Comenzamos a entrar en crisis; nos sentimos amenazados y desorientados; un sufrimiento se­creto, amargura, desesperanza, atormentan el cora­zón. Pero se ofrece una oportunidad de acrisola­miento de la vida; sólo resta lo que realmente cuenta, La médula, las intuiciones fundamentales. La deci­sión abre un nuevo espacio y crea una síntesis vital capaz de animar la existencia. Fue una experiencia de pasión, de muerte y de resurrección. (Síntesis  art. Leonardo Boff)
 ¿SOY CONSCIENTE DE ESTE DINAMISMO QUE ME HABITA?
¿LO CULTIVO EN FIDELIDAD AL ESPÍRITU?


martes, 22 de marzo de 2016

UNA MEMORIA QUE IRRADIA MISERICORDIA

      La Liturgia nos llama a vivir la experiencia de TRIDUO PASCUAL.

Esta Semana es Santa porque celebra la última semana de vida de Jesús antes de morir. El núcleo central es la Pascua de Resurrección, el paso de la muerte a la vida. Con su Muerte y Resurrección, Él nos libera de todo tipo de esclavitudes que nos impide conformarnos con Cristo y llegar a ser mujeres y hombres plenos.

-  Jueves Santo. En la Última Cena, Jesús celebró la Pascua de los Judíos.  Comenzó LAVANDO LOS PIES DE SUS DISCÍPULOS y con este gesto nos invita a seguirlo como "servidores" del reino. Durante la Cena bendijo y partió el pan diciendo esto es mi Cuerpo,  bendijo  la copa con vino,  la repartió entre sus discípulos diciendo: esta es mi Sangre que será derramada por todos para perdón de los pecados.                               
Desde entonces se celebra la Cena del Señor en todo el mundo, El Cuerpo del Señor, Cristo Resucitado se hace presente invitándonos a formar con Él un solo Cuerpo.
       -  Viernes Santo. La Pasión  del Señor se celebra el Viernes Santo. Hace referencia a los SUFRIMIENTOS EXTREMOS de JESÚS,  después de la última Cena hasta su Muerte en Cruz. El mundo sufre hoy la pasión de Cristo y va completando así lo que falta a la Pasión de Cristo en su Iglesia.

        - Pascua de resurrección  se celebra el sábado en la noche y nos recuerda que  El Señor está vivo, ha resucitado. El paso de Dios entre nosotros ha tomado una nueva dimensión, la de su presencia por doquier para siempre. Volvamos a leer lo que Él nos dice: “Yo estaré con ustedes hasta el fin de los tiempos”. Cruz y vida se han cruzado en un misterioso abrazo que nos regala plenitud, nos libera para crecer hacia la madurez en Cristo. Y para que tengamos vida en abundancia, El mismo, con un soplo divino de su boca, entrega a la humanidad su Espíritu.


Cada uno de nosotros vive su triduo pascual,  reconozcámoslo en los sufrimientos, en el morir cotidiano y en nuestra conformación con Cristo.

 Asociémonos a Él. en su Pasión, Muerte y Resurrección.

jueves, 17 de marzo de 2016

EL ARTISTA SUPREMO

Música en el cosmos
Demos por un momento un paso al lado de las calamidades de este tiempo y contemplemos las maravillas de arte de Dios a través de avances científicos.
¿Sabemos que el sonido gobierna muchos de los procesos más increíbles del universo? Comparto con ustedes una carta aparecida en el diario el Mercurio, Chile, el 16 de marzo de 2016 sobre este tema.
Al ritmo de las esferas celestes
"A mediados de febrero leí una noticia cautivante sobre la detección de ondas gravitacionales que confirmarían el "sonido del cosmos" y que podrían abrir una nueva era en el estudio de los agujeros negros y en el conocimiento más detallado del ciclo vital de las estrellas y del universo. Los titulares indicaban que Albert Einstein tenía razón: existen las ondas gravitacionales curvas en el espacio-tiempo, generadas por los fenómenos más violentos del cosmos, hipótesis que el físico alemán formuló hace un siglo. Noticias relacionadas sostienen que el histórico descubrimiento permitirá "escuchar el sonido del cosmos".

Estas notas llevan a pensar en el poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe, que hace más de dos siglos escribió en el "Prólogo en el Cielo" de su obra "Fausto" unos versos premonitorios o, al menos, que contienen una extrema sensibilidad artístico-científica.

En dicho prólogo, Dios está con los arcángeles y luego se suma Mefistófeles. El arcángel Rafael dice: "El sol, según su antigua costumbre, toma parte en el canto de las esferas y su curso delineado termina con el estampido del trueno. Su mirada fortalece a los ángeles, aunque ninguno pueda desentrañarlo; las obras sublimes, hasta lo inconcebible, son espléndidas como en el primer día".

Antes de la detección de las ondas gravitacionales y del supuesto "sonido del cosmos", en agosto de 2007 leí un informe de la Agencia Espacial Europea (ESA), que comentaba la siguiente noticia: "Científicos de la misión 'Ulysses'  han demostrado que sonidos que se generan al interior del sol, a gran profundidad, causan que la tierra se agite y vibre en armonía con ellos. Han descubierto que el campo magnético de la tierra, sus sistemas atmosférico y terrestre, toman parte en esta canción cósmica".

Las palabras del arcángel Rafael en el "Fausto" de Goethe, y de los científicos de "Ulysses", nos sugieren que las esferas celestes "cantan al ritmo del sol".

 Ricardo Hepp K. 



martes, 8 de marzo de 2016

MUJERES

¿Qué tendría que admirar la mujer  actual de  otras muchas mujeres que lucharon y luchan por la dignidad de su género?


Han sido seres humanos notables, importantes,  impulsoras de cambios, que cumplen un rol prioritario en la sociedad; emprendedoras, que no se han dejado achicar, ni dominar, que estiman su género y no se han sentido disminuidas en su lucha por la justicia y la paz.



Formadoras de conciencia social han logrado posicionar a la mujer en toda su  dignidad de ser humano desde que nace, en igualdad de condiciones que el varón, aunque diversa en su género.

Han tenido cualidades específicas,  y  sus intervenciones  femeninas en distintas áreas del quehacer humano, político, artístico, deportivo, tecnológico, científico, religioso, social, económico, ecológico... ha ccontribuido a darle al mundo un toque de benevolencia, diálogo y sabiduría.

                                                                         HIPATÍA, UNA MUJER QUE ABRIÓ SURCOS. 
                                                                              Alejandría, 355 o 370marzo de 415 

Fue una filósofa y maestra neoplatónica griega, natural de Egipto, que destacó en los campos de las matemáticas y la astronomía. Miembro y cabeza de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V. Seguidora de Plotino, cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas, llevando una vida ascética. Educó a una selecta escuela de aristócratas cristianos y paganos que ocuparon altos cargos, entre los que sobresalen el obispo Sinesio de Cirene —que mantuvo una importante correspondencia con ella, Hesiquio de Alejandría y Orestesprefecto de Egipto en el momento de su muerte.
Hija y discípula del astrónomo Teón, Hipatia es la primera mujer matemática de la que se tiene conocimiento razonablemente seguro y detallado. Escribió sobre geometría, álgebra astronomía, mejoró el diseño de los primitivos astrolabios —instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas.