viernes, 13 de abril de 2018

CADA CUAL POR SU CAMINO

     
EL ESPÍRITU NOS AYUDA A DISCERNIR

  "La santidad es el rostro más bello de la Iglesia. Pero aun fuera de la Iglesia Católica y en ámbitos muy diferentes, el Espíritu suscita «signos de su presencia, que ayudan a los mismos discípulos de Cristo»...

   San Juan Pablo II nos recordó que «el testimonio ofrecido a Cristo hasta el derramamiento de la sangre se ha hecho patrimonio común de católicos, ortodoxos, anglicanos y protestantes». En la hermosa conmemoración ecuménica que él quiso celebrar en el Coliseo, durante el Jubileo del año 2000, sostuvo que los mártires son «una herencia que habla con una voz más fuerte que la de los factores de división».

  "Lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él (cf. 1 Co 12, 7), y no que se desgaste intentando imitar algo que no ha sido pensado para él."  

    "Todos estamos llamados a ser testigos, pero «existen muchas formas existenciales de testimonio».  Porque la vida divina se comunica «a unos en una manera y a otros en otra»".

      "Todo esto es importante. Sin embargo, lo que quisiera recordar con esta Exhortación es sobre todo el llamado a la santidad que el Señor hace a cada uno de nosotros, ese llamado que te dirige también a ti: «Sed santos, porque yo soy santo» (Lv 11,45; cf. 1 P 1,16). El Concilio Vaticano II lo destacó con fuerza: «Todos los fieles, cristianos, de cualquier condición y estado, fortalecidos con tantos y tan poderosos medios de salvación, son llamados por el Señor, cada uno por su camino, a la perfección de aquella santidad con la que es perfecto el mismo Padre»".

¿HAS PENSADO CUÁL ES TU CAMINO HACIA LA SANTIDAD,..CÓMO PUEDES SEGUIR MEJOR A JESÚS?





TOMADO DE LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA SOBRE LA SANTIDAD, DEL PAPA FRANCISCO. ABRIL 2018